EL ESTILO BARROCO EN CATEDRAL

La Catedral de Morelia se levantó cuando el barroco era el estilo predominante o de “moda”. En 1740 estaba en pleno auge en la Nueva España, dando sus mejores ejemplares dentro de la modalidad del churrigueresco o barroco exuberante.

En la Catedral de morelia se plasmó un barroco sobrio, que no llega al exceso de la ornamentación. Presenta como característica principal, la utilización del pilar y la pilastra como elementos únicos de sustentación y ornato. Magnifico ejemplar del barroco tablerado.

En esencia la Catedral de Morelia expone las características descubiertas por Wolfflin en la arquitectura italiana, romana en particular.

Según Wolfflin, efecto de masa y movimiento son los principios del barroco. Para ello se vale de varios recursos:

  1. Impresión de movimiento y fuerza (dinamismo). Este primer recurso lo podemos apreciar en las torres, a medida que se asciende, en líneas convergentes, producen la sensación de esbeltez y dinamismo dando la impresión de que la estructura se fuga en el espacio. La cúpula se cubre de azulejo azul y blanco, con un diseño en diagonal que imprime dinamismo a esa parte.

  1. Efecto de masa, crecimiento de las dimensiones, gusto por lo grande y colosal. Mismo que se puede apreciar en las mismas torres que se elevan a mayor altura en ellas se concentra la ornamentación y el volumen, constituyéndose en la parte más atrayente e impactante del edificio.

La piedra se trabaja dándole una textura esponjosa que contribuye a crear un efecto de masa y ayuda a contrarrestar, los espacios sobrios y planos carentes de ornamentación, como en el último cuerpo de las torres.

  1. Utilización de la luz y sombra. El manejo de la luz y la sombra se manifiesta magistralmente en el interior. La orientación que tiene la Catedral, de sur a norte, permite una iluminación variable durante el día: por la mañana, desde la salida del sol hasta las once horas, las ventanas ubicadas en el muro oriente, captan una luz que se difunde principalmente en la nave central y la nave oeste, quedando en penumbra la nave lado este. En las horas que transcurren cubriendo el mediodía, la Catedral tiene una iluminación pobre, pero pareja; en cambio, en la tarde se repite el fenómeno de la mañana, aunque en sentido contrario, creándose con esto en determinadas horas del día efectos contrastantes propios del estilo barroco.

  1. Cambio por la línea recta por la curva. La Línea curva se entremete en la fachada y en las torres, quebrando los entablamentos y rompiendo las cornisas, sobre todo, en los ejes centrales, enfatizándolos.

  1. Simplificación y unificación. Se busca la presentación unitaria del conjunto. En la fachada, los quiebres de los entablamentos y los óculos elípticos producen, como consecuencia, una asociación de los cuerpos, impidiendo ver claramente su diferencia.