Seleccionar página

La Tradición Musical en la Catedral de Morelia

La Catedral de Morelia, representa el símbolo arquitectónico más emblemático de la ciudad; ésta la representa no sólo por el vestigio del pasado y esplendor de varias centurias, sino porque en los albores del siglo XXI sigue ocupando un lugar preponderante tanto religiosa como culturalmente. Es notable la fuerza y el dinamismo con que día con día esta catedral moreliana abre sus puertas de sol a sol para cumplir litúrgicamente con la feligresía, o bien con quien a los tiempos de sol y ajetreo entre por un poco de calma y sosiego; dentro de las actividades litúrgicas, la música ha tenido y tiene un papel muy importante a través de sus órganos, el monumental y el chico a cargo de los maestros Manuel Torres Cosío y José N. Pineda, así como su Coro de Infantes dirigido por el maestro Hernán Cortes quien junto con la maestra Angélica Guerrero, se encargan de otro apartada importante, el material musical de obras de los siglos XVIII y XIX que se guardan en su Archivo Histórico Musical.

Los órganos de Catedral.

Éste mago recinto, en los últimos años ha sido sede de grandes festivales internacionales de música y de órgano, además de conciertos de renombrados coros de diversos países, que han querido ser acompañados por la incomparable sonoridad de los órganos de la Catedral de Morelia.   

El primer órgano tubular monumental con el que contó la Catedral de Morelia fue mandado construir en 1731 al fabricante de órganos Joseph Nassarre. Ese órgano tubular, inaugurado en 1732, presentaba el estilo barroco y se ubicaba en el área destinada a la sillería del coro de los canónigos que en la época se ubicaba en medio de la nave principal de la catedral, (formato como hoy presentan la Catedral de Puebla y la Catedral de México).

En 1845 el obispo de Michoacán Juan Cayetano Gómez de Portugal mandó remodelar la decoración interior del templo al arquitecto italiano Luis Zapari quien sustituyó los retablos barrocos de madera por neoclásicos, conservándose el original órgano barroco sobre la sillería del coro. Esta disposición se conservó hasta finalizar el siglo XIX ya que entre 1897 y 1898 el Segundo Arzobispo de Michoacán Ignacio Arciga mandó remodelar nuevamente el interior de la catedral, encomendado la obra al decorador italiano Claudio Molina quien realizó una trasformación profunda, colocó la decoración neoclásica que hoy lucen las bóvedas y muros, retiró los elementos y mobiliarios antiguos, entre ellos, la sillería del coro que estaba en medio de la nave y el órgano tubular del siglo XVIII.

En 1904, el Tercer Arzobispo de Michoacán Don Atenógenes Silva, mandó elaborar el nuevo órgano tubular para la Catedral de Morelia. El instrumento fue fabricado por la Casa E. F. Walcker & Co. en la ciudad de Ludwigsburg, Alemania. En un comunicado de 1904 la empresa fabricante menciona la construcción del órgano para la Catedral de Morelia y señala que sería “el órgano más grande de América Latina” (en esa época), siendo inaugurado en su actual ubicación en 1905 con una ceremonia solemne presidida por el Arzobispo Atenógenes Silva.

 

El órgano monumental denominado “Órgano San Gregorio Magno” presenta una enorme fachada ornamental de madera en estilo neobarroco, exhibe flautas doradas, columnas estípites y tallas de ángeles; la cual es escenográfica ya que las flautas reales de metal se ubican en su interior, mientras que los teclados del órgano se hallan frente a su costado este. El órgano posee 4,600 voces o flautas, 3 teclados, 6 memorias.

Originalmente el instrumento era un órgano tubular neumático y a partir de 1960 tiene un sistema electromecánico efectuado por los fabricantes de órganos italianos Tamburini. En el año 2002 se realizaron algunas reparaciones al órgano, siendo la más reciente restauración integral en el año 2007.

A la par de este órgano monumental también se instaló el órgano chico ubicado atrás del altar mayor, y el cual desde entonces, ha sido el órgano que acompañada diariamente las celebraciones ordinarias de la liturgia.

A decir del Maestro José Netzahualcóyotl Pineda Gómez, uno de los organistas de la Catedral desde hace 18 años, el órgano monumental actualmente no está en las mejores condiciones, dado que la consola eléctrica que funge de cerebro del instrumento ya es obsoleta, así como  las consolas digitales operan con un estándar de 300 memorias, la del órgano de la Catedral de Morelia tiene sólo seis, de las cuales ya sólo funcionan tres. “Los órganos son de muy buena calidad, el órgano de bajo, se usa todos los días entonces el órgano que se usa todo los días y que responde, es un órgano de muy buena calidad, ese órgano está muy bien.

Con el órgano mayor, ahí si hay muchas cosas que decir, aunque el órgano es bueno, y aunque para su época fue una maravilla, en la actualidad tiene muchos detalles que necesitan atención. Ya se la ha invertido mucho dinero en la restauración, sin embargo falta más detalles por reparar, por ejemplo al interpretar una obra, alguna tecla o algún pedal, deja de hacer contacto porque ya está viejito, y tiene sus deficiencias, y al ser un órgano de casi 70 registros, es muy complicado tocar algunas piezas. Pero aun así, sigue siendo funcional, porque tiene un prestigio y sigue siendo uno de los mejores órganos, porque en Latinoamérica no hay muchos órganos de este tamaño y entonces para muchos organistas, todavía es una ilusión tocar este órgano. Hay un misticismo alrededor del instrumento muy intenso, y por lo mismo, merecería ser arreglado en su totalidad”, destacó el organista de Catedral. 

La catedral cuenta también con un armonio de muy buena calidad, el cual se utiliza para la Misa del Señor de la Sacristía, recientemente se arregló quedando con muy buena sonorización y siendo muy  funcional.

EL CORO DE INFANTES DE LA CATEDRAL.

El Coro de infantes es una agrupación que actualmente está formada por 38 integrantes, es mixto con niños y niñas que van desde los 8 hasta las 16 años. Con tres ensayos a la semana, trabajan arduamente para preparar especialmente la Misa dominical de mediodía, la cual siempre es presidida por el Arzobispo o por un Obispo auxiliar.

El Coro de Infantes, concebido en su historia como la plataforma de educación para formar músicos de alto nivel y nutrir de cantantes e instrumentistas a la capilla de música de esta Catedral en la segunda mitad del siglo XVIII, con el paso de los años se fue transformando hasta extinguirse hacia la segunda mitad del siglo XX.

En el 2006 surge la necesidad de contar con un nuevo coro, y el entonces Arzobispo de Morelia, hoy Cardenal Don Alberto Suárez Inda y en ese entonces obispo auxiliar, Francisco Moreno Barrón, impulsaron la creación del Coro de Infantes, bajo la dirección del maestros Rafael Martínez Ramírez y Gema Xong, la maestra Gema se retira y en su lugar se queda otra organista, Inés Sog. Los alcances musicales se extendieron del ámbito litúrgico ya que el Coro participó en Europa en el 6° Festival y Concurso Internacional de Coros Johannes Brahms, de Wernigerode, Alemania obteniendo el segundo lugar de su categoría.

A partir del año 2012, el Cabildo hizo la invitación al maestro Hernán Cortés Carrillo para tomar la dirección del Coro. Sus participaciones actualmente, aparte de la ya mencionada misa dominical, tienen lugar en las festividades más importantes del año litúrgico: concierto navideño y Misa del 24 de diciembre, y 31 de diciembre; y los actos litúrgicos de la Semana Santa.  

Aparte de las solemnidades litúrgicas, el Coro forma parte de un intercambio musical a través de encuentros de coros infantiles catedralicios y parroquiales del país, y en 2016 ingresó a la Federación Internacional Pueri Cantores, institución que tiene como objetivo la promoción de los valores cristianos en la infancia a través de la música coral. “Para el coro, lo principal es participar en la Misa dominical, pero también, ha sido invitado a cantar en otras parroquias del arzobispado y en eventos culturales en otros estados; el coro tiene en su repertorio tanto canto gregoriano música mexicana, y otros estilos. Ha participado por invitación en la Ciudad de México, Guadalajara, Hidalgo, recientemente participó en un festival de coros Romano Picutti  en la ciudad de México cantando en el palacio de Bellas Artes con todos los coros que participaron,” señaló el maestro Hernán Cortes director de este coro.

“El coro de Catedral, es una referencia histórica, incluso es una parte importante de los orígenes del coro de los Niños Cantores de Morelia, el coro no busca esta parte mediática de reconocimiento, y su función es básicamente litúrgica; la formación que les damos a los niños no es solo coral vocal, sino también espiritual, porque llevan sus catequesis, y se les hace conciencia de lo que están cantando. Es muy importante hacer notar que músicos como Paulino Paredes, Jesús Carreño, Delfino Madrigal, Luis Berber, Felipe Ledesma, y muchos otros compositores, organistas y directores corales que lograron un alto nivel en el ejercicio de la música obtuvieron su formación musical primaria en esta Catedral a través de su Coro de Infantes. Es muy importante retomar esa formación desde la infancia y en el coro de Catedral, estamos preocupados y ocupados por esto que no solo conozcan la parte musical, son también sean evangelizados”, concluyó el maestro.

ARCHIVO HISTÓRICO MUSICAL.

Desde el año 2012, la Maestra Angélica Guerrero y el Maestro Hernán Cortes, han venido trabajando en la digitalización del acervo musical de la Catedral, que concluyó con la creación del  Archivo Histórico Musical, un espacio para la consulta de obras clásicas y originales que se tienen en este recinto.

Según la maestra Angélica Guerrero, este espacio de consulta a la información musical, cuenta con aproximadamente 650 obras entre materiales impresos y manuscritos que datan del siglo XVIII y XIX con un listado de autores y de obras compuestas para la catedral, pero también obras de grandes autores de música sacra que se tocaron en determinado momento en la Catedral, “el archivo, no es para llevarse obras, es ante todo para la consulta, porque hay una reglamento para el cuidado de estas obras, de cómo deben salir y en qué momento se les pueda dar difusión, actualmente seguimos trabajando en la reglamentación para la consulta de las obras, y por el momento, no está abierto al público, y esperamos lo más pronto posible ponerlo a la disposición de los estudiantes y maestros que deseen consultar el gran repertorio musical con que cuenta la Catedral ”.